Translate

domingo, 3 de mayo de 2015

La obra completa de Chopin, interpretada por Garrick Ohlsson

De todos los grandes intérpretes de Chopin, sólo pocos grabaron la obra completa para piano, entre los que cabe destacar a Nikita Magaloff y Vladimir Ashkenazy. Menos aun han abarcado la obra solista más las obras para piano y orquesta. En esta categoría, debemos mencionar como exponente principal a la pianista turca Idil Biret. Sin embargo, un único pianista ha grabado la obra completa del polaco (que incluye también las obras de cámara y las canciones, todas ellas con piano): Garrick Ohlsson. Siendo el primer norteamericano en ganar el prestigioso Concurso Internacional Chopin, en 1970, Ohlsson ha madurado con el paso de las décadas para convertirse en un exponente en la obra chopiniana. Habiendo grabado ya durante los '70 y '80 las grandes obras de Chopin, en los '90 se abocó a la descomunal tarea de grabar todas sus obras. Contando con una musicalidad profunda (fue alumno de Claudio Arrau), un toque de grandiosa claridad, imaginación, un ritmo férreo enmascarado de espontáneo, un sonido enorme y un rubato muy bien controlado, Ohlsson moldea no sólo la única versión integral de Chopin, sino también una de las mejores grabaciones en cuanto a las grandes obras se refiere (Estudios, Baladas, Sonatas, Preludios, Scherzos, Mazurkas).

Garrick Ohlsson

Editados por primera vez por separado para la discográfica independiente Arabesque, estos 16CDs fueron más tarde recopilados por Hyperion Records en 2008, como una colección integral. Resulta de especial interés el hecho de que Ohlsson no eligiera los ampliamente utilizados pianos Steinway, sino que se centrara en el uso de los Bösendorfer (para muchos especialistas, los mejores pianos existentes) y los menos conocidos Mason & Hamlin. La utilización del Steinway quedó relegada, únicamente, a la grabación de las piezas para piano y orquesta.


Mientras el Bösendorfer Imperial utilizado para la mayoría de estas grabaciones tiene una riquísima gama sonora y unos graves tremendos, aunque su sonoridad sea algo metálica y fácilmente "excesiva" (lo cual lo puede transformar en una opción peligrosa), el Mason & Hamlin tiene un sonido más "cómodo", aunque su gama sonora sea más acotada, lo cual lo transforma en una muy buena elección para sacar a la luz toda la musicalidad de las Mazurkas. En los Estudios, el Bösendorfer hubiera resultado tal vez una vía sonora algo violenta para los acordes fuertes, mientras que el Mason & Hamlin permite un sonido más equilibrado. Por la misma razón, seguramente, este último piano fue el elegido para las performances como acompañante de otros instrumentos y de la voz.

Espero que disfruten de esta maravillosa colección para guardar entre las integrales más importantes de la historia discográfica, y del Maestro Ohlsson como uno de los músicos más inteligentes de su era.




-Chopin: Obra completa (obra para piano solo, obra para piano y orquesta, obra de cámara, canciones).
Garrick Ohlsson, piano
Ewa Podles, contralto
Leila Josefowicz, violín
Carter Brey, violoncello
Elizabeth Mann, flauta
Orquesta Filarmónica de Varsovia
Kazimierz Kord, director
Grabación: 1989-2000
Calidad: FLAC + CUE + tapas y libro
Peso: 3,65GB
Puntaje personal: 9


Important note: If you want to read this post in English, please use the language selection tool just under the title of the blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario