Translate

martes, 28 de abril de 2015

Obras imprescindibles (Nº20): síntesis sinfónica de "El anillo del nibelungo", de Wagner

Más allá de toda ideología, nadie que aprecie la música clásica y, en especial, la música orquestal, puede dejar de escuchar algunas joyas que encontramos entre las óperas de Richard Wagner. Nacido en Leipzig en 1813 y muerto en Venecia en 1883, Wagner fue dueño absoluto de los sentidos de orquestación y del dramatismo, los que quedaron plasmados en sus principales óperas: "El holandés errante", "Lohengrin", "Los maestros cantores de Núremberg", "Tristán e Isolda" y "Tannhauser", entre otras. Su obra más importante es la tetralogía "El anillo del nibelungo", que tardó más de 25 años en completar y que se compone de cuatro óperas: "El oro del Rin", "La valquiria", "Sigfrido" y "El ocaso de los dioses". Wagner escribió también íntegramente el libreto de la saga de "el anillo" y planificó la escenografía, siguiendo su idea de "obra de arte total", según la cual se combinan todas las artes poéticas, visuales, musicales y escénicas.

Richard Wagner

El disco que hoy les traigo contiene una síntesis sinfónica de la tetralogía "El anillo del nibelungo", realizada por el legendario director Lorin Maazel. Por pedido de la discográfica Telarc, Maazel abordó la tarea de realizar una síntesis orquestal de estas fabulosas obras respetando lo más fielmente posible las intenciones del compositor. Lógicamente, sintetizar una tetralogía de unas 15 horas de duración en sólo un disco no es tarea fácil, pues una amplia mayoría de la partitura queda fuera del registro. Sin embargo, y gracias a que Wagner utilizó magistralmente el leitmotiv (fragmentos musicales que se repiten una y otra vez, y que hacen referencia a escenarios, emociones o personajes), la tarea resultó mucho más sencilla, pues sólo había que sondear estos motivos que se repiten una y otra vez (aunque con variaciones infinitamente articuladas). Así, Lorin Maazel nos lleva en un viaje sinfónico a través de esta saga de hombres y dioses que tiene connotaciones tanto socio-políticas como psicológicas. Para conservar la fidelidad hacia la obra original, el arreglador se propuso cumplir con cuatro condiciones:

1-La síntesis debía ser continua (sin pausas, como lo es cada acto de cada una de las óperas) y cronológica, comenzando con la primera nota de "El oro del Rin" (primera de las óperas) y finalizando con el último acorde de "El ocaso de los dioses" (cuarta ópera).

2-Las transiciones debían ser justificables tanto armónicamente como en su periodicidad.

3-Casi toda la música escrita originalmente para orquesta sin voz debía ser utilizada, agregando aquellas secciones con líneas vocales esenciales para la síntesis donde la voz fuera doblada por algún instrumento, o que pudiera ser reproducida por un instrumento.

4-Cada nota debía haber sido originalmente escrita por Wagner.


Lorin Maazel dirigió para esta grabación a la Orquesta Filarmónica de Berlín, cuya ductilidad fue esencial para alcanzar un excelente resultado musical. Un disco magnífico, no apto para escuchar a la hora de dormir.

Lorin Maazel




-Wagner: síntesis sinfónica de "El anillo del nibelungo".
Orquesta Filarmónica de Berlín
Lorin Maazel, director
Grabación: 1987
Calidad: FLAC + CUE + tapas y libro
Peso: 270MB
Puntaje personal: 10

Descarga

Important note: If you want to read this post in English, please use the language selection tool just under the title of the blog.

No hay comentarios:

Publicar un comentario